El Señor arzobispo de Toledo renueva el Consejo Episcopal y nombra a los nuevos vicarios territoriales

El salón de concilios del Arzobispado de Toledo ha acogido el acto de juramento y profesión de fe de los nuevos Vicarios Territoriales nombrados por el señor arzobispo. En este acto también estaba presente la nueva delegada de Fe y Cultura de la Archidiócesis de Toledo, Pilar Gordillo. En nombre de los nuevos viarios ha tomado la palaba el provicario general de la Archidiócesis, Raúl Muelas, quien ha agradecido la confianza depositada en ellos por el pastor toledano y el trabajo realizado por sus predecesores. En su intervención también ha destacado como las tres virtudes teologales guían el trabajo de todos los presentes.

La Archidiócesis, ha destacado el señor arzobispo, tiene un clero muy preparado con capacidad de servicio y una gran entrega eclesial, y ha puesto como ejemplo a los vicarios con los que ha venido trabajando hasta hoy. A unos y otros les distingue su servicio y fidelidad a la Iglesia y en particular a la diócesis.

Aceptar un cargo es un acto de fe ha dicho el señor arzobispo dirigiéndose a los nuevos vicarios a quien les ha encomendado el compromiso con la archidiócesis desde la humildad.

La continuidad y la renovación son las dos claves que marcan estos nombramientos en palabras de don Francisco Cerro citando al Concilio Vaticano como al Papa Benedicto. Los nuevos vicarios han jurado su cargo por un periodo de cinco años.  Se distinguen por una amplia experiencia pastoral en parroquias, pero también en territorios de misión.

Redifusión para América y Asia