Apertura de la fase diocesana del Sínodo de los Obispos

 La Catedral Primada acogía este domingo   la Santa Misa de apertura de la fase diocesana de la decimosexta Asamblea General del Sínodo de los Obispos que se celebrará en Roma en el año 2023.

El Señor Arzobispo de Toledo presidió esta celebración que comenzó con la renovación de las promesas bautismales en la Capilla Bautismal. Acompañado por el Vicario General, el resto de los vicarios episcopales y el arzobispo emérito de Segovia, don Ángel Rubio y el arzobispo emérito de Toledo, don Braulio Rodríguez Plaza, don Francisco Cerro destacó que esta etapa ha de entenderse y vivirse desde la conversión.

Sacerdotes, seminaristas, vida consagrada y fieles laicos de las parroquias de la Archidiócesis se unieron a esta celebración que contó con un Acto de Envío, donde se repartieron unas velas que estarán presentes en todas y cada una de las reuniones que en esta fase se mantengan en las parroquias; también signo de comunión, fundamental en estos momentos.

Con esta celebración se abre el proceso diocesano del próximo Sínodo de los Obispos, en donde se pide la aportación de los organismos de participación de las Iglesias particulares, como son el Consejo Presbiteral y el Consejo Pastoral, pero también de la Vida Consagrada y de las personas que aún siendo bautizadas se sienten alejadas o marginadas por la Iglesia.

Una fase que finalizará en el mes de Abril del año que viene.

Redifusión para América y Asia